Nuevo curso y educación en los valores

de la paz

 

por

Llorenç Vidal

.

Con el fin de las vacaciones y el reinicio de la actividad académica se abre en los colegios e institutos un breve periodo de reflexión sobre el proyecto o ideario del centro y sobre su proyecto curricular, su vigencia o su actualización, y la elaboración del plan anual para el nuevo curso escolar que va a comenzar. Y en esta reflexión entran, desde luego, numerosos factores relativos a la educación en valores, de la cual forma parte la educación en y para la no-violencia y la paz, ya que, sea cual sea la interpretación personal que se tenga de la misma, la educación en y para la no-violencia y la paz es, de cada día más, una de las exigencias de nuestra época, una época marcada por la conflictividad personal y social, nacional e internacional, interétnica e intercultural, así como con sus campos de discriminación negativa, sus exclusiones y sus marginaciones de individuos y de colectivos minoritarios por motivos ideológicos, económicos o de prejuicios tradicionales, entre otras muchas situaciones problemáticas manifiestas o latentes. Y lo demuestran su creciente presencia entre las preocupaciones educativas y las numerosas aportaciones pedagógicas -unas más acertadas que otras- que cada día se están haciendo en este sector de la educación en valores. Y es que la educación en y para la no-violencia y la paz no es un concepto monolítico, sino un abanico plural y diversificado, hasta tal punto que podría decirse que existan tantas concepciones complementarias de la misma como educadores están dedicados a ella.

 

Y una de las últimas aportaciones es el número seis de la revista Educación XXI de la Facultad de Educación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en un monográfico coordinado por el profesor valenciano J. Henri Bouché Peris, especialista en el tema y discípulo del ya fallecido Ricardo Marín Ibáñez, quien al final de su vida -el trabajo se publicó con carácter póstumo- engrandeció su amplia bibliografía con su libro Educación para la Paz, Año Internacional de la Paz, elaborado con la colaboración del citado Bouché y de Ramón Oñate Revest.

 

En la presentación de la obra nos dice el coordinador de la misma que "la Facultad de Educación de la UNED ha mostrado su preocupación por asunto de tanto interés decidiendo dedicar un monográfico a la paz, vista desde diferentes perspectivas... Así el lector encontrará desarrolladas... distintas posturas, todas ellas girando en torno al eje de la educación y de la problemática que surge en el planteamiento de la paz".

 

Denso es el contenido de este monográfico, que se desarrolla a través de cinco capítulos: Educación para la Paz de Federico Mayor Zaragoza, ex-director general de la UNESCO; La paz comienza en uno mismo... de J. Henri Bouché Peris, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia; Fundamentos teóricos del ‘Día Escolar de la No-violencia y la Paz’ (DENIP) de Llorenç Vidal, autor de este artículo; Voces de complementariedad: una nueva propuesta para la prevención de la violencia en el ámbito de la educación permanente de Cecilia Vicentini, de la Universidad Metropolitana de Caracas, Venezuela; La educación para la paz en el contexto de la complementación de paradigmas y la postmodernidad de Alfonso Fernández Herrería, de la Universidad de Granada, y El desarrollo de la educación por la paz: un camino de obstáculos y oportunidades de M. Eugenia Ramos Pérez, del Instituto de Mediación FOMED de Vitoria-Gasteiz. Un compendio de cinco artículos de latitudes diferentes comprometidos en un esfuerzo de objetividad y que en su diversidad son, en palabras de Bouché, "puntos de vista distintos que confluyen, no obstante, en el mismo deseo de construir un mundo mejor en el que, como tantas veces se ha dicho, lleguemos a sustituir la cultura de la guerra por la cultura de la paz".

 

Insiste en esta idea de complementariedad de las exposiciones Lorenzo García Areito, Director de Educación XXI y Decano de la Facultad de Educación de la UNED, al escribir en su Editorial: "Ningún educador que se precie, puede sentirse ajeno a los temas tan candentes que se abordan en este volumen y que nos llevan a advertir: a) la necesidad de una cultura de la paz que ha de vivenciarse y transmitirse desde la escuela en un compromiso de considerar la paz como comportamiento; b) la exigencia de que el problema de la paz debe acometerse desde el interior de la persona, c) la concepción del día escolar de la no-violencia y la paz como germen de una educación no-violenta y pacificadora; d) las posibilidades para la prevención de la violencia en el ámbito de la educación permanente de adultos; e) la conveniencia de un diálogo con la modernidad y la postmodernidad como enriquecimiento de una educación para la paz, y f) la posibilidad de superar los obstáculos para implementar la educación para la paz en la sociedad de hoy".

 

Trabajos de espíritu amplio y abierto como éste son los que necesitan los centros educativos para la planificación y el desarrollo practico de la educación para la fraternidad, la tolerancia, la no-violencia y la paz, no como un desarrollo teórico normativo, sino con un enfoque humildemente orientador de la acción educativa concreta encaminada a despertar y desarrollar la concenciación, la ejercitación y la responsabilización amistosa, tolerante, no-violenta y pacificadora de los educandos, ya que la educación en valores no es una cuestión de abigarrada erudición, sino, sobre todo y sin menospreciar la importancia del conocimiento y de los contextos sociales, una cuestión más sencilla de actitudes individuales responsables, libres y liberadoras.

 

Llorenç Vidal

 

(Escuela, Madrid, 15 de septiembre de 2005

La Voz de Cádiz, Cádiz, 15 de septiembre de 2005

Última Hora, Palma de Mallorca, 17 de septiembre de 2005

La Verdad, Murcia, Alicante y Albacete, 20 de septiembre de 2005

ANPE - Andalucía, Jaén, núm. 138, septiembre - octubre 2005)

 

* * *

 

 

* * *

 

 

* * *