Educación y respeto a los animales

 

por

Llorenç Vidal

 

Además de su concepción como ciencia que estudia las relaciones entre los organismos y el medio en que viven, la ecología, en su acepción sociológica, se refiere a las relaciones mutuas del ser humano con el medio ambiente, así como a la protección y salvaguarda de este mismo medio.

 

De ahí que su concepto haya entrado en el campo educativo no sólo como un capítulo más o menos extenso de las ciencias naturales, sino también como una parte de la ética convivencial con el entorno. En este último enfoque, la educación -en su dimensión ecologista- trata de concienciarnos, ejercitarnos y autorresponsabilizarnos en la mejora de la calidad de nuestras relaciones con todos los seres animados e inanimados que nos rodean.

 

Y una parte importantísima -la más próxima a nosotros- de los seres que nos rodean está constituida por nuestros hermanos menores los animales.

 

Por esto la Liga Internacional de los Derechos del Animal, pensando en la educación ecológica infantil, adoptó el texto de la "Declaración Universal de los Pequeños Amigos de los Animales", conjunto de orientaciones prácticas que deberían ser difundidas ampliamente y sobre las que deberían reflexionar, en la escuela y en el hogar, todos los educandos. Sus seis artículos, redactados en un lenguaje sencillo y directo, en la traducción de la Asociación Española para la Defensa de los Derechos del Animal, dicen así:

 

"1. Todos los animales tienen, como yo, el derecho a vivir y a ser felices.

"2. No abandonaré nunca al animal que vive conmigo; no quisiera que mis padres me abandonaran.

"3. No haré nunca daño a los animales; ellos sufren como nosotros.

"4. No mataré animales; matar por diversión o por dinero es un crimen.

"5. Los animales tienen, como yo, el derecho a vivir libres; los circos y los zoológicos son cárceles para los animales.

"6. Aprenderé a observar, comprender y amar a los animales; los animales me enseñarán a respetar la naturaleza y la vida".

 

Despertar y desarrollar la actitud positiva de amor y respeto a los animales y a toda la naturaleza: He aquí -frente al destructor egoísmo humano y a la caótica e irresponsable degradación del medio- una de las tareas actuales e irrenunciables de la educación.

 

Llorenç Vidal

 

(Última Hora, Palma de Mallorca, 29 de marzo de 1990)

 

* * *

 

 

* * *

 

 

* * *