.

 

LA NAVIDAD SEGÚN AURELIO PRUDENCIO

 

por

Llorenç Vidal

 

 

El escritor y apologeta hispano-romano Aurelio Prudencio (348 - 410 aproximadamente), que en el "Peristephanon", enlazando con la "Leyenda dorada", describe, canta y glorifica la vida y el martirio de los dieciocho mártires de Zaragoza y de los santos Lorenzo, Eulalia de Mérida, Fructuoso, Augurio, Eulogio, Emeterio, Celedonio, etc., y que es, sin duda, el máximo poeta del cristianismo primitivo; en su "Cathemerinon", incluye dos himnos dedicados a la Navidad y a la Epifanía, dos bellos himnos cuyo contenido subyace hasta hoy en día en nuestro concepto religioso y popular de estas fiestas y en los que incluso el mallorquín "Cant de la Sibil·la" hunde sus raíces proféticas.

 

"Aquest el jorn és de Nadal" exclama en la introducción del misterio teológico del nacimiento del Cristo encarnado, el Padre del Siglo Futuro, si enlazamos con "Los nombres de Cristo" de Fray Luis de León, ya que, siguiendo la traducción aureliana de Miquel Costa i Llobera,

 

"D'ell procedeix l'era futura

dels novells temps i la llum d'or".

 

Y se deleita en la poética visión legendaria del nacimiento de Jesús y en su irradiación en toda la naturaleza, como una metáfora de la revitalización total de la vida...

 

"La terra sembla que aspergí

tot camp de flors en abundància:

fins el desert amb la fragància

de nard i nèctar ja s'ungí".

 

Son frecuentes los momentos retóricos en sus prolijos poemas, pero, entre el abarrocamiento de una columna salomónica y otra, brillan versos y estrofas de un lirismo sublime, como los anteriormente citados. Y otro de esos momentos sublimes nos lo ofrece en el "Himno de la Epifanía" cuando, después de describir el martirio de los inocentes por Herodes y sus secuaces, exclama con una emoción entre lírica y épica:

 

"Oh flors dels màrtirs que el tirà,

ja de vostra auba en els moments,

per odi a Crist exterminà,

com sega el torb roses naixents!"

 

"Rosas nacientes"... ¡Qué delicada expresión para calificar a los Santos Inocentes, a todos los santos inocentes de ayer, de hoy y de siempre sacrificados por la dureza del corazón humano antes o después de su nacimiento!

 

Aurelio Prudencio, un poeta que tanto para creyentes como para laicos está en la base de nuestra cultura latina y occidental, uno de esos poetas aparentemente casi olvidados y que desde el inconsciente colectivo están influyendo, de una manera u otra y mucho más que otros más supervalorados, en nuestras democráticamente plurales y diversificadas visiones del mundo y de la vida.

 

Llorenç / Lorenzo Vidal

 

(Diario Última Hora, Palma de Mallorca, 27 diciembre 2013)

 

 

* * *

 

 

* * *