En el primer centenario del poeta ibicenco

Isidor Macabich

 

por

Llorenç Vidal

 

"Felices quienes prestan oído a los muertos: leamos los buenos libros y pongamos en práctica sus enseñanzas". Estas palabras de Leonardo da Vinci podrían servir de frontispicio para cualquier aniversario y pueden introducirnos hoy en esta breve reflexión con motivo del primer centenario del escritor ibicenco Isidor Macabich i Llobet.

Nacido en 1883 en Ibiza y fallecido en 1973, historiador y poeta, costumbrista e investigador, nos legó un conjunto de obras, tales como su monumental "Historia de Ibiza", "Es feudalisme a Eivissa", "Santa María la Mayor. Los cronistas", "Corsarios ibicencos de los siglos XVIII y XIX", "Mots de bona cristiandat", "De mis mocedades. Líricas", "Ave Regina", "Nuevos versos. Poesías bilingües", "Santa María. Ciclo cristiano", "Dialectals" (poesías), "Formentera", "Romancer tradicional eivissenc" y "Eivissa. Les seves institucions històriques", además de otros estudios menores y artículos de índole diversa. Al final de su vida recogió toda su producción poética bajo el título "De mi vida: poesías castellanas e ibicencas", donde, sin chauvinismo ni exclusivismo de ninguna clase, late un vivo amor por su isla natal. En "Tres branques d'un mateix pi. Lectures de Balears, Catalunya i València" se dice que "Isidor Macabich és generalment conegut com la figura central d'on arranquen les modernes Lletres Pitiüses" y en su magnífica antología de la poesía catalana-valenciana-balear titulada "Les cent millors poesies de la Llengua Catalana", Lluis Gassó i Carbonell incluye a Macabich como un representante de la poesía ibicenca.

Recuerdo sus "Miratges", cuando con suavísima nostalgia canta, como también hizo el griego Konstantino Kavafis es su poema "Súplica", el infortunio de los marineros  -viejos y jóvenes-  que entregaron sus vidas en manos de las olas del mar:

 

"Oh, tantes barques que cantant eixiren,

inflades de jovent i de bonança,

i amb un cap de temperi s'esvaïren,

sense deixar ni un rem ni una esperança!",

 

para terminar diciendo a las gentes que, de todas las latitudes, se acercan a nuestro aparentemente benévolo mar balear:

 

"Bona gent que arribau aquí de passetjada:

no tot són bells miratges vora la mar salada".

 

En mis paseos por Ibiza me he encontrado en numerosas ocasiones con su broncínea estatua, una estatua que refleja serenidad y que, con el tiempo, ha llegado a ser uno de mis incondicionales amigos pitiüsos, amigo al que frecuentemente saludo al pasar: "Bon vespre, Mn. Macabich".

Y fue precisamente junto a su estatua que escribí este poema en su homenaje:

 

A Mn. Isidor  Macabich, devora es seu monument,

a Eivissa, en es I centenari d'es seu neixement

 

  "Clara nit de gener,
  claror de lluna plena"
  (Isidor Macabich: "Miratges")

 

Pujant Dalt Vila he trobat

es vostro repòs d'estàtua

i es meu pas he alliberat

de tanta quimera fàtua,

 

i vos he vist amorós

recercant per dins s'història

per aixecar sa memòria

de ses Pitiüses, vós

 

que vàreu viure i ritmar

eivissenques poesies

de mariners i de dies

de bona i de mala mar.

 

Pujant Dalt Vila he sentit,

devora d'un món frenètic,

es vostro repòs poètic

ple d'un miratge infinit.

 

Llorenç Vidal

 

Eivissa, octubre de 1983

 

(Última Hora, Palma de Mallorca, 29 d'octubre de 1983)

 

* * *

 

 

* * *

 

 

* * *