..

 

H.D. Thoreau y la formación

de la conciencia crítica

 

por

Llorenç Vidal

 

 

Algo que ha venido llamándome poderosamente la atención en estos últimos tiempos es la facilidad con la que algunos reivindicadores del sentido crítico en situaciones políticas y educativas anteriores, en cuanto han podido implantar poco o mucho sus propios puntos de vista -y aunque en teoría sigan adheridos a la defensa de la crítica, sobre todo en lo relacionado con las opiniones y actitudes de los demás-, se han transformado, en la práctica, en unos feroces intransigentes en lo que se refiere a su propia ideología y en unos marginadores de quienes ejercen el sentido crítico y la libertad de pensamiento frente a los ídolos y a los dogmas que ellos y sus pontífices han levantado.

Tal vez sea por esto que conviene volver la mirada hacia los maestros de la conciencia crítica, de uno de los cuales, H.D. Thoreau (1817-1862) acaba de publicarse, bajo el título de "Breviario para ciudadanos libres" (Ed. Península, Barcelona, 1999), una interesante antología de su pensamiento, realizada y anotada por Mauricio Bach. Pero no es ésta entre nosotros la única muestra del interés renovado por la obra de este pensador, ya que en 1985, Grupo Zero Cultural (Madrid) publicó la "Desobediencia civil y otros escritos" en edición preparada y presentada por Félix García Moriyón, y en 1987 Eulogio Díaz del Corral, en su "Historia del pensamiento pacifista y no-violento contemporáneo" (Edit. Hogar del Libro, Barcelona), bajo el título de "D.H. Thoreau y la teoría de la desobediencia civil", dedica un amplio y magnífico estudio a este "individualista radical, soltero convencido  -rechazaba explícitamente la posibilidad de contraer matrimonio-  y moderado solitario de la naturaleza".

Quienes estamos vocacional o profesionalmente entregados a las tareas educativas )qué podemos encontrar en este norteamericano heterodoxo que pueda ayudarnos a cimentar y desarrollar la formación de la conciencia crítica de nosotros mismos y de los educandos, sean éstos niños, adolescentes, jóvenes o adultos, que tenemos a nuestro cuidado?

Amigo de Ralph Waldo Emerson y relacionado con el grupo de los tracendentalistas, comparte con éstos la idea fundamental de que cualquier reforma espiritual, individual o social debe partir del interior mismo del ser humano. En este sentido el ya citado Félix García Moriyón remarca que "su individualismo radical está íntimamente relacionado con el convencimiento de que sólo profundizando en nuestro propio interior se puede alcanzar una plenitud que el exceso de activismo dificulta".

Se trata de una actitud positiva que, si la entendemos correctamente, además de profundizar en nuestra manera de pensar y de ser personal, nos lleva a vivir y revindicar nuestra autonomía a la vez que a practicar un profundo respeto y una amplia tolerancia hacia las formas de pensamiento y de vida de los demás, postura que en un haikai titulado "Individualisme", en mi reciente libro "Petits poemes", he definido así:

"Viure al meu aire

respectant les diverses

formes de vida".

De esta afirmación individual y de la actitud de respeto hacia las diferentes formas de vida surge un rechazo de los poderes, grupos de presión y personas intolerantes y manipuladoras de la libertad ajena. De ahí que el punto de partida de su ensayo sobre la "Desobediencia civil" sea el pensamiento de que "el mejor gobierno es el que menos gobierna", afirmación que, haciendo una transferencia de lo político a lo social, a lo personal y a lo pedagógico, nos lleva a poder decir que el mejor grupo de opinión es el más el más comprensivo y más tolerante y el mejor ciudadano aquel que mantiene su autonomía, no manipula a los otros ni se deja manipular por los demás. He aquí por qué, frente a los colectivismos de distinta índole, el solitario de Walden llegue a afirmar que "la única obligación que tengo que asumir es la de hacer en todo momento lo que creo justo", puesto que la conciencia individual -la "conciencia", no el capricho ni la obsesión fanática o irracional- es la superior norma de conducta del ser humano.

H.D. Thoreau no pretendía enfrentarse ni inducir a los demás a enfrentarse al Estado ni a las estructuras sociales establecidas, sino simplemente vivir al margen y prescindir de ellas lo más posible. Escribe así: "Si la injusticia es parte de la fricción necesaria de la máquina del gobierno, dejémosla transcurrir: tal vez se desgastará tranquilamente -indudablemente la máquina se consumirá-. Si la injusticia tiene un muelle, o una polea, o una maroma, o una manivela, exclusivamente para , entonces quizá se pueda tener en cuenta si el remedio no será peor que la enfermedad; pero si es de una naturaleza tal que requiere que uno mismo sea el agente de la injusticia sobre otro, digo: transgrede la ley. Haz que tu vida sea un freno para la máquina. Lo que yo tengo que hacer es cuidar por todos los medios que no me preste a servir el error que condeno".

La formación de un pensamiento ético reflexivo y autónomo, la tolerancia de las distintas concepciones de la vida y el respeto a la manera de ser individual de cada uno son tres elementos educativos fundamentales para despertar y desarrollar una conciencia crítica personal constructiva que nos haga fuertes frente a los embates destructores de nuestra individualidad solidaria. Convencido de esto desde hace tiempo, ya en 1971 encabecé mi "Fundamentación de una Pedagogía de la No-violencia y la Paz" con este pensamiento thoreauniano:

"Cuando un hombre no camina al mismo ritmo que sus compañeros, puede ser debido a que oye un tambor distinto. Que ande al son de su música, por distinta y lejana que sea su cadencia".

 

Llorenç Vidal

 

(Última Hora, Palma de Mallorca, 27 de marzo de 2000

Escuela Española, Madrid, 14 de septiembre de 2000)

 

_____________

Bibliografía:

H.D. Thoreau: "Desobediencia civil y otros escritos", Introducción de Félix García Moriyón, Grupo Cultural Zero, Madrid, 1985. Eulogio Díaz del Corral: "Historia del pensamiento pacifista y no-violento contemporáneo", Edit. Hogar del Libro, Barcelona, 1987. Llorenç Vidal: "Petits poemes", Publicació anexa als antics Quaderns Literaris Ponent, Mallorca-Cádiz, 1999, y "Fundamentación de una Pedagogía de la No-violencia y la Paz", Edit. Marfil, Alcoy, 1971.

 

* * *

 

 

* * *

 

 

* * *