.

 

Despedida de Lanza del Vasto

 

(Con motivo del segundo viaje de Shantidas a Cádiz, en 1976)

 

por

Eulogio Díaz del Corral

 

 

(Lanza del Vasto y su esposa Chanterelle)

 

Antes de tomar el vuelo para muy lejos y cuando ya en nuestro ánimo aparecía la pacífica brisa, el maestro espiritual nos dejó su presente para el "Día Escolar de la No-violencia y la Paz"... Aquí lo tenéis:

 

-"Sea así en todas vuestras escuelas. Estableced un día dedicado a la No-violencia... La primera meta del no-violento es decir la verdad. Renuncia a la mentira y a los abusos, más aún cuando sean de tu provecho. Comienza a cumplirlo con tus amigos. Muéstrate indulgente. Inicia el bien y combate el mal en ti y en tus compañeros, cuando lo hagan, con la fuerza del sacrificio en lugar de réplicas. La vuelta a la sencillez requiere una gradación. Primero elimina los vicios y después los excesos en la bebida, comida y vestido. La Moral también marca este camino".

 

Realmente todo un programa elemental y graduado para desarrollar nuestra labor de educadores. No obstante, consciente de la delicadeza de nuestro trabajo educativo y de la importancia de una recta interpretación, hizo las siguientes observaciones:

 

-"Hay que tener presente que la No-violencia no es natural, como la Caridad tampoco es natural. Decir no a la violencia es decir no, ante todo, a nuestra violencia. La No-violencia pide conversión, no cambiar de religión, sino dar el vuelco entero a nuestro interior, ya que exige preparación interior. Buda dice: 'Todo empieza en la mente. Cuando ésta es falsa la aflicción sigue como la rueda del carro sigue el paso del buey'. El ojo simple  ilumina todo el cuerpo. Un ojo simple es aquel que mira hacia el UNO. La simplicidad es conservar el sentido de la unidad y, por tanto, no empezar a complicarse con  las cosas exteriores... Las reformas, en consecuencia, serán mejores en cuanto sean obtenidas por la No-violencia... Una vida interior es por sí misma religiosa..."

 

...Y nos dejó. Pero este regalo valioso lo conservaremos siempre entre nosotros. No lo guardaremos celosamente. Como padres, llevémoslo a nuestros alumnos... y crecerá más cuanto más los demos, como en este hombre, al que, si podemos dibujarlo con un rasgo, es éste: su amor por la VERDAD.

 

Eulogio Díaz del Corral

 

(Cuadernos Literarios Ponent, II etapa, n.º 6, Cádiz, verano / estiu 1976)

 

* * *

 

 

* * *

 

 

* * *