.

 

Una actividad de Educación Pacificadora

 

por

Eulogio Díaz del Corral

 

Llevar el espíritu de la no-violencia y la paz a los escolares durante todo el curso es el objetivo prioritario del Día Escolar de la No-violencia y la Paz (DENIP) (1). Sin embargo la forma concreta de hacerlo depende de cada profesor y en consecuencia de su creatividad, se su ingenio y de su forma personal de entender su trabajo. Por otro lado también juega un papel importante, sobre todo en la segunda etapa de la Educación General Básica, la especialidad que se debe impartir y su adaptación a ella. En mi caso, el área de idioma moderno me ha brindado un excelente medio que trataré de resumir a continuación.

De todos es sabido que la influencia nefasta del belicismo y la manipulación de los valores es constante e insistente día tras día, mes tras mes y año tras año. Para luchar contra ello y en la escala que me permite mi aula, una actividad que vengo desarrollando durante varios años consiste en escribir una frase de algún destacado pensador no-violento en la parte superior de la pizarra. Esta frase, que cambia semanalmente y permanece escrita durante toda la semana, me sirve como introducción a los comentarios pertinentes tanto sobre el autor como sobre el contenido. Asimismo me permite un ejercicio de traducción directa o indirecta, de vocabulario y de estudio de las estructuras lingüísticas correspondientes.

Con el tiempo esta actividad de la frase pacifista y no-violenta ha llegado a ser una parte de la clase diaria, un momento que, si bien es muy breve, resulta muy enriquecedor y, lo que es más importante, me permite luchar contra la nociva influencia ambiental que sufren los alumnos.

He aquí el esquema de esta actividad:

 

1. Proceso previo del profesor:

1.1. Selección de la frase de carácter humanitario, pacificador, no-violento o universalista.

1.2. Recogida de información sobre el autor: vida, pensamiento, obra, etc.

1.3. Reflexión sobre la actividad en torno a la frase y su implicación en el momento concreto, así como su adaptación a los niños a quienes va destinada.

 

2. Proceso didáctico en clase:

2.1. Escritura del pensamiento en la parte superior de la pizarra, de forma que pueda permanecer durante toda la semana sin obstaculizar el trabajo normal de la clase.

2.2. Lectura de la frase y traducción a la lengua materna, con las explicaciones que procedan sobre las estructuras gramaticales, vocabulario, etc. En el caso del algunos pensamientos de autores españoles o hispanoamericanos se ha seguido el proceso inverso: escritura en el idioma original y traducción al idioma moderno objeto de la clase.

2.3. Comentarios sobre el autor.

2.4. Breve coloquio sobre el mensaje que nos aporta el pensamiento y su aplicación práctica.

2.5. Breve reflexión en silencio, procurando que se produzca naturalmente y sin forzar la situación.

2.6. Copia de la frase en el apartado de "pensamientos" del cuaderno de Idioma Moderno, y

2.7. La aplicación del pensamiento se deja a la libertad personal de cada alumno, procurando la no interferencia del profesor, si bien ante situaciones concretas de la conducta individual o grupal se hace referencia al pensamiento de la semana o a alguno de las semanas anteriores.

 

Como simple muestreo, veamos a continuación algunas de las frases ya utilizadas: "El hambre necesita pan, no bombas" (de un póster pacifista), "Quien predica la guerra es un capellán de los demonios" (J. Ray, proverbios ingleses), "Busca la paz y no la guerra" (Anselm Turmeda), "Todos los hombres somos hermanos" (Mahatma Gandhi), "Nada puede traerte la paz, sino tú mismo" (R. W. Emerson), "El Amor es mejor que el egoísmo, la No-violencia es mejor que la violencia y la Paz es mejor que la guerra" (mensaje básico del DENIP), "La guerra es un crimen contra la humanidad" (War Resisters' International), "El propósito de la vida es crecer en amor, expandir ese amor y fundirse con Dios que es Amor, y la mejor forma de hacerlo es a través del servicio a los demás seres" (Satya Sai baba), "Nosotros queremos la paz, esta es la razón por quénunca hemos usado la violencia" (Lech Walesa), "No agraviar a ningún ser humano y en cuanto sea posible a ningún ser vivo, por placer, por provecho o por comodidad" (Lanza del vasto), etc. Como fuente para la obtención de estos pensamientos se pueden utilizar los publicados junto al llamamiento anual del "Día Escolar de la No-violencia y la Paz", las series de "pensamientos para meditar" incluidas en los veinte números de la segunda etapa de "Ponent", los que figuran en el "Ideario no-violento" o en la Fundamentación de una Pedagogía de la No-violencia y la Paz", etc.

Aunque es difícil de evaluar esta actividad, sí he observado que los alumnos se han vuelto más reflexivos, más maduros, con más respeto por la vida y, en algunos casos, con una decidida vocación de colaborar por un mundo mejor en el que todos tenemos cabida y en el que la violencia brille por su ausencia, lo que se ha reflejado en numerosos comportamientos individuales en y fuera de la clase, en trabajos libres de elaboración personal de los propios alumnos y en la preocupación de algunos ex-alumnos por seguirse formando y profundizar en el tema, una vez terminada la Educación General Básica y durante sus estudios posteriores.

Como escribió Pestalozzi: "La formación de la Humanidad, la formación del hombre y todos sus medios son, en su origen y en su esencia, cosa del individuo y de aquellas instituciones que se unen a él, a su corazón y a su espíritu estrecha y apretadamente".

 

Eulogio Díaz del Corral

 

(1) El "Día Escolar de la No-violencia y la Paz" (DENIP) fue fundado en España en 1964, cuando ni en España ni en el extranjero existía iniciativa alguna similar, fue mantenido contra viento y marea en circunstancias muy difíciles y es considerado la más importante experiencia pionera de Educación Pacificadora de nuestro tiempo, así como un núcleo dinámico de promoción de la misma a nivel nacional e internacional.

 

(Baleares, Palma de Mallorca, 21 de marzo de 1984)

 

* * *

 

 

* * *

 

 

* * *